Background Logo back Background Background
Background






Menu Principal

Cuidados Dietéticos para

Prevenir la Caries

(también vea nuestros FAQ's)

 

La dieta o lo que consume un niño o adolescente (o incluso un adulto) diariamente es de suma importancia como determinante de la susceptibilidad que tendrá a desarrollar caries. Todos sabemos que el azúcar, y en especial la sacarosa, es el principal componente de la comida cariogénica (que causa caries). Sin embargo, existen momentos en el día en que es más fácil ( en la noche, al dormir) que se desarrolle un proceso carioso que en otras horas. También existen tipos de comida que son más cariogénicas (causantes de caries) que otras, e incluso algunas comidas que son anti-cariogénicas a pesar de contener azúcares (especiales).

Con los niños chiquitos o de edad preescolar, en general, se debe de evitar darles dulces, repostería o refrescos y papitas fritas entre comidas, y en vez procurar darles su postre inmediatamente después de la comida. Se ha demostrado que afecta tanto la cantidad de azúcar que se consuma como la frecuencia de ingestión de estos alimentos endulzados entre comidas, pero es más importante el segundo factor que el primero. Además, los alimentos con azúcar que se pegan a los dientes (por ejemplo, los chiclosos, chicles, caramelos, malvaviscos, bombones, y otros) son más dañinos por tener mayor tiempo de contacto y azúcar disponible en los dientes, que los que se ingieren completa y rápidamente (por ejemplo, un jugo con azúcar refinada).

Igualmente, los productos endulzados naturalmente como la fruta o la leche son menos cariogénicos que los refrescos, dulces y repostería que son fabricados por el hombre. De hecho, la gran mayoría de los estudios han demostrado que la fruta no causa caries, e incluso en algunos pacientes ayuda a disminuir su incidencia. Se ha demostrado que el queso tiene propiedades anti-cariogénicas, al igual que las pastas y chicles a base de una azúcar llamada xylitol. Se ha visto que el xylitol no permite que se adhiera la bacteria causante de la caries al esmalte de los dientes, y de esta manera los protege. También se ha visto que el xylitol afecta el metabolismo de la bacteria,e impide su crecimiento o proliferación.

Por otro lado, se ha descubierto un componente del chocolate llamado el "factor cocoa"(Rugg-Gunn, JIADC, 1990, p. 6) que se piensa que tiene propiedades anti-cariogénicas. Sin embargo, el chocolate sigue teniendo azúcar procesada o sacarosa, por lo que sigue causando caries (aunque tal vez menos que otros dulces comparables en su contenido de azúcar y su capacidad de adherirse al diente como por ejemplo, el caramelo suave) por lo que no lo recomendamos los dentistas. Por cierto que la palabra chocolate viene del náhuatl, y quiere decir "agua amarga para los dioses."

Algunos alimentos con alto contenido de almidón tienen poco efecto cariogénico, como por ejemplo el arroz, las papas (cocidas), o el pan, sobre todo, si lo comparamos con el efecto que tiene el azúcar en forma de sacarosa, fructuosa, o glucosa. Sin embargo, hay alimentos con almidón como las papitas (fritas) y las galletas que son casi tan cariogénicas como alimentos con azúcar refinada.

La leche, aunque contiene la lactosa, se considera de baja cariogenicidad puesto que es alcalina y eso neutraliza al ácido que se forma durante el proceso carioso. Sin embargo, si se le da la leche a los niños en la noche con el biberón para que se duerman, pueden llegar a generarse caries en muchos de los dientes de la boca (en gran parte por la alta cantidad de tiempo que está la lactosa de la leche disponible para las bacterias, y por la disminución de la salivación durante la noche que es importantemente protectora contra la caries). A estas caries rampantes se les llama Síndrome de Biberón (también vea la Primera Visita del Niño al Dentista).

Por otro lado, no debemos olvidar a los sustitutos del azúcar como los azúcares

de alcohol (sorbitol, manitol, y glicerol, entre otros), los cuales tienen una cantidad comparable de efecto endulzante al de la azúcar de mesa, utilizando la misma cantidad (peso) de ambos. También están los sustitutos del azúcar con mayor efecto endulzante que el azúcar misma (por ejemplo, la sacarina, el aspartame, acesulfame potásico, ciclamato, y otros). Cualquiera de estos agentes edulcorantes no van a causar caries a pesar de que tienen un (a veces alto) efecto endulzante. Se pueden ingerir alimentos como refrescos o dulces (o masticar chicles) con los sustitutos del azúcar para prevenir la caries en pacientes con alto riesgo. Además, conocemos el efecto del aspartame, o la sacarina que son bajos en calorías, por lo que se pueden comer productos endulzados y que al mismo tiempo no nos engordan.

Por último, se debe mencionar el efecto del calcio, los fosfatos, la vitamina D, y las proteinas como agentes anti-caries ya sea antes o después de la

salida(erupción) de los dientes. En cuanto al calcio se refiere, si un niño tiene una deficiencia nutricional importante de este mineral, también tendrá problemas en la calcificación de sus dientes que todavía no han erupcionado (al igual que en la calcificación de sus huesos y habrán problemas en muchos de los procesos fisiológicos en los que interviene el calcio). Sin embargo, en este tipo de pacientes, si presentaran problemas de caries en sus dientes que ya han erupcionado, la administración de calcio ( ya sea mediante productos lácteos, o directamente a base de suplementos tomados oralmente) no les ayudaría a combatir la caries.

De igual forma, la suplementación con este mineral en la dieta de pacientes sin carencias nutricionales no ha demostrado que aporte algún beneficio adicional para la prevención de las caries (a diferencia del fluoruro, cuyo principal beneficio lo aporta al entrar en contacto directo con los dientes o en forma tópica, y de manera mínima al ser ingerido o actuar de forma sistémica).

Similarmente, no se ha observado que suplementos de vitamina D, fosfatos, o de proteinas ayuden a prevenir la caries dental (aunque las deficiencias nutricionales importantes de ellos, al igual que del calcio, pueden afectar la formación y desarrollo de los dientes no erupcionados).

Consejos dietéticos para sus hijos (de la Academia Americana de Odontología Pediátrica):

1) Pídale a su odontopediatra que haga una valoración de la dieta de su hijo.

 

2 ) ¡ Haga sus compras de comida inteligentemente ! No llene rutinariamente su alacena de dulces azucarados o almidonados. Compre la "comida divertida" para las ocasiones especiales.

3) Limite el número de comidas azucaradas entre comidas; escoja comidas nutritivas en vez.

4) Ofrezca una dieta balanceada para sus hijos, y guarde los alimentos con azúcar o almidón para la hora de las comidas.

5) No ponga a su niño pequeño a dormir por la noche con una botella con leche, fórmula, o jugo.

6) Si a su niño/a le gusta mascar chicle o tomar refrescos, escoja aquellos que

no contienen azúcar.

 

A menudo nos preguntan:

1) ¿Cuál sería una dieta balanceada para mi hijo/a?

2) ¿Cómo puede afectar la dieta de mi hijo/a en su salud dental?

3) ¿Qué tipo de dieta puede tener mi hijo/a que sea buena para sus dientes?

4) Entonces, ¿debemos eliminar todas las azúcares y almidones de la dieta de los niños?

5) ¿ A qué se deben las manchas blancas ( o amarillas) que tienen mis hijos en sus dientes de adelante? ¿Son carencias nutricionales?

 

1) ¿Cuál sería una dieta balanceada para mi hijo/a?

R: Una dieta sana es una dieta balanceada con todos los nutrientes necesarios para el crecimiento de su hijo/a. Una dieta balanceada incluye:

Frutas y vegetales

 

Panes( no azucarados) y cereales

Leche y productos lácteos

Carne, pescado y huevos

 

2) ¿Cómo puede afectar la dieta de mi hijo/a en su salud dental?

R: Para que tengan un desarrollo adecuado de sus dientes, los niños deben tener una dieta balanceada (ver pregunta anterior). Además, la dieta balanceada permite tener encías sanas alrededor de los dientes. Por último, si la dieta de sus hijos tiene un contenido alto de azúcares y almidones, los puede colocar en un estado de riesgo aumentado para el desarrollo de la caries.

 

3) ¿Qué tipo de dieta puede tener mi hijo/a que sea buena para sus dientes?

R: Primero asegúrese de que tenga una dieta balanceada, y después valore qué tanta azúcar y almidón (del cariogénico) tienen los alimentos de sus hijos. Acuérdese que los alimentos con almidón cariogénico incluyen a los panes, las pastas (como el espageti) , las galletas, y las papas fritas. Fíjese más allá de los dulces y los platos de azúcar. Hay comidas que contienen uno o más tipos de azúcar (por ejemplo, las frutas, algunos vegetales y la leche tienen un tipo de azúcar), y todas los tipos de azúcar pueden causar caries.

El azúcar se puede encontrar en muchas comidas procesadas, aún en algunas que no saben dulce. Por ejemplo, se le adiciona azúcar a algunos condimentos como la salsa catsup y algunos aderezos de las ensaladas.

 

4) Entonces, ¿debemos eliminar todas las azúcares y almidones de la dieta de los niños?

R: ¡ Definitivamente que no ! Muchas de las comidas que contienen azúcares y/o almidones también tienen nutrientes importantes para el crecimiento de sus hijos. Lo único es que hay que escoger cuidadósamente cuánto y en qué momento les servimos estos alimentos. Una comida que contiene azúcar o alimdón es más seguro dársela a los niños como postre junto con la comida,

que como una golosina entre comidas. Comidas "pegajosas" como los muéganos, garapiñados, caramelos que no son removidos fácilmente de los dientes por la saliva, el agua , o la leche se deben evitar lo más posible. Estos alimentos tienen mayor potencial de generar caries que las comidas que se "lavan" rápidamente de la boca.

 

5) ¿ A qué se deben las manchas blancas ( o amarillas) que tienen mis hijos en sus dientes de adelante? ¿Son carencias nutricionales?

R: Muchas mamás (y papás) piensan que estas manchas en los dientes primarios (de leche) o permanentes de sus hijos se deben a una falta de calcio en la dieta del niño. Aunque este podría ser el caso en niños con carencias nutricionales importantes, generalmente no se debe a esto. La mayoría de estas manchas son descalcificaciones que se pueden producir por problemas locales como por ejemplo, golpes o infecciones en los dientes primarios que afectan al diente permanente que los reemplazará. También pueden ser causados por problemas sistémicos como infecciones bacterianas o virales que a menudo son asintomáticas ; es decir, no nos damos cuenta que los niños las presentaron. Estas infecciones producen manchas si ocurren durante la fase de desarrollo de los dientes permanentes (normalmente desde el nacimiento hasta aproximadamente los 8 o 9 años de edad- excluyendo a las muelas del juicio) o de los dientes primarios ( desde la etapa de gestación dentro de la madre y en algunos casos hasta pocos meses después del nacimiento).

Otro factor sistémico de importancia es la ingesta exagerada de fluoruro por los niños durante estas mismas etapas de calcificación de los dientes primarios y permanentes. A esta sobredosis de fluoruro se le conoce como fluorosis. Finalmente, las manchas pueden ser debidas a problemas hereditarios como la amelogénesis o la dentinogénesis imperfectas.

 

Regresar a Prevención de Caries y

de Enfermedades de las Encías

 

Background
Background Background Background